Pintura

Nos quedábamos la ultimaba vez en el momento en que Leonardo abandonaba la obra a medio acabar. Sin embargo, lo cierto es que, si bien el artista italiano se retiró antes de concluir por completo con la obra, esta estaba prácticamente acabada.

La batalla de Anghiari (copia de Rubens)

La batalla de Anghiari (copia de Rubens)

Y así fue que, a pesar de los daños que presentaba, la “Batalla de Anghiari” permaneció expuesta en el Palazzo Vecchio durante varios años. Durante los años que estuvo visible, fueron muchos los que la vieron y muchos los que la reprodujeron también. Entre ellos se destacó uno Rubens, quien re-copió la parte central, de manera que gracias a este dibujo de Rubens, se está actualmente en condiciones de tener una idea bastante clara de cómo era el fresco de Leonardo.

Sucedió finalmente que, en 1555, con la vuelta de los Medicci se llevaron adelante varias reformas en la sala de los quinientos terminaría por hacer desaparecer la Batalla de Anghiari. La transformación se produjo a mediados del siglo XVI (1555-1572), cuando el Salón fue ampliado y reestructurado por Vasari y sus ayudantes, de manera que el Gran Duque Cosme I de Médici pudiera alojar a su corte en esta cámara. Fue asi, que la pared fua ampliada y una nueva obra fue pintada sobre ella: “Batalla de Marciano en Val di Chiana” de Giorgio Vasari.

Batalla de Marciano por Giorgio Vasari en el Palazzo Vecchio de Florencia.

Batalla de Marciano por Giorgio Vasari en el Palazzo Vecchio de Florencia.

Pero aún nos queda como recuerdo de la magnífica obra la pintura de Rubens, al igual que otras tantas copias; sumadas a los escritos que describían la obra del artista italiano. Tal es el caso de Giorgio Vasari que describió la obra de la siguiente manera:

“Sería imposible expresar la inventiva del dibujo de Leonardo para los uniformes de los soldados, que esbozó en toda su variedad, o las crestas de los yelmos y otros ornamentos, por no mencionar la increíble habilidad que demostró en la forma y los rasgos de los caballos, que Leonardo, más que ningún otro maestro, creó en toda su osadía, músculos, y graciosa belleza”. (Giorgio Vasari)

Pero… ¿Esto es todo lo que nos queda de la obra? Pues, no exactamente. Verán, Maurizio Seracini, un experto italiano en análisis de arte de alta tecnología, cree que detrás de uno de estos murales de Vasari, la “Batalla de Marciano en Val di Chiana” (1563) para ser más precisos, está escondido el fresco original de Leonardo da Vinci.

Ampliacion del recuadro que nos permite ver la inscripción "Cerca Trova"

Ampliacion del recuadro que nos permite ver la inscripción "Cerca Trova"

Pero, ¿De dónde viene esta teoría? Sucede que, sobre lo alto del fresco de Vasari, a 12 metros del suelo, un soldado florentino mueve un estandarte verde con las palabras «Cerca trova» («El que busca encuentra»). Estas palabras enigmáticas parecen ser una pista de Vasari, quien siempre habló en términos de gran consideración hacia los frescos de Leonardo da Vinci. Así se supone que Vasari, quien siempre sintió una gran admiración por Leonardo, no habría osado destruir una obra suya.

De esta manera, Seracini, usando técnicas no invasivas, como un radar de alta frecuencia que penetra en la superficie y utilizando una cámara termográfica, hizo una investigación en el Salón. Fue de esta manera que llego a la conclusión de que Vasari había construido otra pared en frente de la pared oriental donde se documentó la existencia del fresco original de Leonardo da Vinci.

Para tomar las pruebas hubo que realizar orificios en el Vasari.

Para tomar las pruebas hubo que realizar orificios en el Vasari.

Obviamente la hipótesis, pero sobre todo el deseo, que una obra tan grande, aunque no exitosa, tan cargada de historia, se encuentre aún y que quizá se encuentre sólo a pocas decenas de centímetros del observador, desencadena la fantasía de muchas personas. El problema reside en si es ético estropear otra gran obra de arte para rescatar la de Leonardo. Además, con el peligro añadido, de que encima de estropear una gran pintura, la obra de Leonardo no esté o se encuentre muy deteriorada.

Sin embargo, fue a principios de 2007, que el ayuntamiento de Florencia y el Ministerio italiano de Cultura han dado luz verde a mayores investigaciones. Y el martes, finalmente parece ser que habrían encontrado indicios de la existencia fehaciente de la obra…

Un final feliz para una gran historia…

Fuentes: Wikipedia / Poquiblog / Errores Historicos

El gigantesco telón que precedió el gran anuncio

El gigantesco telón que precedió el gran anuncio

Hoy toca hablar de arte, un tema que por alguna extraña razón (que aún no he podido descubrir) siempre dejo de lado a pesar de lo bonito que es.

Verán resulta que llebaba con esta entrada un buen tiempo, planiando una entrada para hablar de “La Batalla de Anghiari” de Leonardo Da Vinci. Y no va que, justo cuando la termino, me encuentro con esta espectacular noticia en el diario ABC: Hallan «La batalla de Anghiari», fresco perdido de Leonardo, y esta otra en un diario de mi pais, La Nacion: “Habrían hallado un Da Vinci escondido” o esta en Theartwolf.com: “Posible descubrimiento de La Batalla de Anghiari, de Leonardo da Vinci”… O todas estas en Google: Aquí.

De cualquier manera, lo crean o no, tenia la entrada preparada, así subire las dos partes tal y como estaba… modificando el final de la segunda.

Vamos entonces con la primera, La historia de la Batalla de Anghiari comienza!!

Esta obra inconclusa y perdida pudo haber sido una de las mayores obras de la historia, junto con la “Batalla de Casina”, de Miguel Ángel Buonarroti (tratada en este blog el 13 de julio de 2010). Y este dato que menciono no lo introduzco en la entrada por mera casualidad, sino que es totalmente apropósito, puesto que las dos obras están muy unidas, y no solo por ello de ser grandes obras inconclusas, sino por uno mucho más curioso, y es el ambas pinturas eran partes de un mismo proyecto, el único en el que los dos genios polifacéticos se reunirían como socios.

La batalla de Anghiari (copia de Rubens)

La batalla de Anghiari (copia de Rubens)

El caso fue el siguiente, en 1503, la Señoría de Florencia ideó una gran decoración para la Sala del Consejo (actualmente sala del Cinquencento) del Palazzo Vecchio. La república había sucedido al reinado de Lorenzo el Magnífico y a la tiranía de Savonarola. Por lo tanto, para competir con el patrocinio de los Médici, y glorificar la grandeza y el poder de Florencia, encargó a Leonardo da Vinci un fresco celebrando La batalla de Anghiari y la victoria sobre los milaneses, y otro a Miguel Ángel, de La batalla de Cascina y la victoria sobre los pisanos. Como he dicho más arriba ya hemos hablado aquí del fresco de Miguel Ángel, por lo que ahora es el turno del de Leonardo.

Estudio de cabeza de soldado para la pintura, Museo de Bellas Artes de Budapest

Estudio de cabeza de soldado para la pintura, Museo de Bellas Artes de Budapest

Como dije, a da Vinci le toco dibujar la victoria florentina de Anghiari, para ello dibujó su gran cartón en Santa María Novella, representando una escena de la vida de Niccolò Piccinino, un condottiero al servicio del duque Filippo Maria Visconti de Milán. Dibujó una escena de un violento choque de caballos y una furiosa batalla de hombres peleando por el estandarte en la batalla de Anghiari. Giorgio Vasari en su libro Le Vite declara que es imposible expresar la manera magistral en la que Leonardo representó esta escena sobre el papel

Debido a una mala experiencia anterior (con “La Última cena”), Leonardo decide no utilizar la técnica del fresco y se decanta por emplear el encausto.

Otro estudio para la obra.

Otro estudio para la obra.

Y aquí estuvo el problema, verán, la técnica del encausto requiere una fuente de calor muy fuerte para fijar los colores sobre la pared. La composición se tenía que calentar, cuando ya estaba pintada la pared, con un hornillo de carbón de leña para que la pintura secara rápidamente. Leonardo lo probó en el taller y le dio buen resultado. Pero cuando aplicó el método en el fresco de la Gran Cámara, los hornillos sólo secaban la parte baja; la parte superior se desprendió a pedazos, como pasta mojada, o los colores se mezclaron debido a que no se pudieron secar suficientemente rápido. Entonces Leonardo abandonó el proyecto.

Hasta Aquí por ahora, pronto la continuación de la historia de esta pintura perdida.

Como todo sabemos, el arte es bastante subjetivo. La visión de un cuadro dependerá casi siempre de la persona que lo este mirando. Según quien se encuentre frente al cuadro contemplara un universo diferente (sobre todo si se trata de arte abstracto;)). Los cuatro ejemplos que siguen tal vez sean una viva muestra de lo esto.

Halla por 1961, uno de los museos famoso y prestigioso del mundo, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (o MOMA), adquirió una litografía de Henri Matisse, titulada El Barco (Le Bateau), la cual pasaron a exhibir casi inmediatamente. Tal había sido el revuelto y expectación del público que, tan solo en 47 días, se calcula que pudo ser visto por unas 116.000 personas. Muchos de los que desfilaron eran aficionados, visitantes ocasionales, turistas, y también expertos en arte.

Sin embargo, curiosamente, a ninguno de los cientos de miles de espectadores se les ocurrió pensar en que existía algo raro en la obra hasta que Genevieve Habert, un agente de la bolsa de Wall Street, puso el grito en el cielo. ¿Qué era lo que había sucedido? Pues… el cuadro estaba colocado al revés!!! Solo Genevieve pudo darse cuenta del grave error de uno de los conservadores del museo. Obviamente quedan absolutamente disculpados los turistas y visitantes ocasionales… ¡Pero los expertos…!!!!

El Barco de Henri Matisse en la posición correcta

El Barco de Henri Matisse en la posición correcta

Algo similar, pero aun peor, sucedió con un cuadro de la artista norteamericana Georgia O’Keefe. La obra Amapolas Orientales, una de sus mas renombradas pinturas, fue expuesta en el Museo en la Universidad de Minnesota de manera vertical (la pintura es horizontal, abajo las muestras) al menos durante 30 años!!!! Esta ves fue un experto de la artista quien que el cuadro estaba mal colgado.

Amapolas Orientales, de Georgia O'Keefe, en la posición correcta

Amapolas Orientales, de Georgia O'Keefe, en la posición correcta

Si a ustedes, por algún motivo se les ocurriera pensar casualmente que esta “ignorancia” artística estaba reservada solo para los norteamericanos, pues debo desmentirles esa hipótesis, ya que en el año 1963, en una galería de arte de Manchester, también se colgó incorrectamente un cuadro de Rauschenberg, y tuvo que ser un artista que visitaba la exposición quien advirtiese el error. Sin embargo no vayan a creer que le creyeron instantáneamente, solo le dieron la razón luego de comprobar en el catálogo oficial de la exposición.

Y finalmente, dos años mas tarde, en 1965, fue la prestigiosa National Gallery de Londres la que colgaría al revés un cuadro del reconocido pintor Vincent Van Gogh, titulado “Hierba y mariposas”, el cual permaneció en la posición errónea durante dos semanas enteras, algo destacable puesto que el cuadro fue exhibido de tal forma por primera vez en una première para especialistas del artista holandés. Como vemos, no es cuestión de continentes.

Hierba y mariposas de Vincent Van Gogh, en la posición correcta

Hierba y mariposas de Vincent Van Gogh, en la posición correcta

Como conclusión me queda agregar que, además de repetir que el arte es subjetivo y esta en los ojos de quien lo observe, que existen muchos individuos que se atreven a opinar sobre diferentes temas sin siquiera saber de que están hablando, tan solo para no “quedar como tontos”, cuando eso es realmente lo que les sucede. Intentan aparentar por no parecer que no sabe o que no está a la moda, que no se es cool, como dirían muchos de ellos. Esas actitudes terminan acabando con todo lo bueno. No hagamos lo mismo nosotros. Como dice una frase que escuche hace muy poco, pero cuyo autor desconozco: “Que no nos entiendan no nos hace artistas”.

Para terminar, un pequeño experimento de un programa de televisión en la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO) de Madrid, de 2007, el cual nos demuestra mas que nunca que el arte es absolutamente subjetivo, y que se encuentra en los ojos de quien lo ve. Además de que hay muchos tontos dispuestos a opinar de temas que desconocen por completo.

Fuentes: Blogs: Sucesos de la Historia

La Linea Serpentina

Los Bocetos del Solitario

Libro: “Las Hemorroides de Napoleón y Otras 499 Anecdotas” de José Miguel Carrillo de Albornoz

Publicada originalmente el: 19 Agosto 2010 14:48

Salvador Dalí en 1972.

Salvador Dalí en 1972.

Todos conocemos el gran artista que era Dalí, al igual que conocemos las distintas historias que se cuentan de él y de lo supuestamente “loco” y extravagante que era.

Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística.

Sin embargo, como yo lo veo, la locura puede ser una cualidad, al menos cuando se encuentra en un artista. Siguiendo esta línea de pensamiento, va la historia de hoy.

Salvador Dalí en 1939.

Salvador Dalí en 1939.

Pues andaba entonces el genio surrealista recorriendo los pasillos con el dueño del hospital psiquiátrico y este le iba diciendo, al pasar por al lado de cada uno de los enfermos, cual era su condición. “Esta hombre cree que es un león” le iba diciendo, “este otro se autoproclama enviado de Dios…”, y cosas así por el estilo. Pero Dalí no lograba encontrar esa imagen que andaba buscando, todos parecían … bueno … simplemente locos.

Iba entonces el artista, celda por celda, sin darse por satisfecho con lo que veía. Hasta que de repente exclamó: “¡Éste! ¡Éste! Ésta es la expresión que andaba buscando!. La emoción lo embriagaba, por fin tenía lo que había ido a buscar. “Pero, ¿Qué sucede?…” pregunto algo inquietado al ver cómo la cara del director del centro se interponía entre la suya y la del sujeto que tanto le interesaba y al cual tanto había estado buscado. Apurado, el psiquiatra le respondió:

“Es que está usted ante un espejo”

Y para terminar les dejo una frase de Dalí, que bien podría haber sido la respuesta del pintor:

“La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco”

Salvador Dalí

Más de Dalí en la Wikipedia

Dali

Todos conocemos el gran artista que era Dalí, al igual que conocemos las distintas historias que se cuentan de él y de lo supuestamente “loco” y extravagante que era. Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística. Leer el resto de esta entrada »
Según dejaron escrito los críticos y biógrafos de su época, su mejor obra no fue el genial David ni el apabullante mural de la Capilla Sixtina, ni ninguna de todas las otras obras que nombramos, sino un cuadro suyo llamado: La Batalla de Cascina. Esta entrada habla de la historia del cuadro, el cual jamás fue terminado. Leer el resto de esta entrada »

Bienvenidos a la historia

Hola, yo soy Uriel, el encargado de este blog, que busca expresar la historia de otro modo. Espero que encuentren lo que buscan y disfuten de la informacion que les puedo brindar. Muchas gracias por haber entrado y mucha suerte.

Traductor

    Translate to:

Busca Aquí

Entrada a Pedido [Mayo]

Calendario

abril 2014
D L M X J V S
« oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

La Frase de Hoy

Siguenos en Twitter:

Siguenos en Facebook

Etiquetas

Historias Antiguas

  • Argentina Bicentenaria: 200 Años de la Revolución de Mayo – Parte VIII

    http://www.youtube.com/watch?v=a0nRASOTwAg”

    Tweet El Nuevo Gobierno Ayer pasamos por el día clave del proceso, pero la cosa aun no terminaba. Faltaba el juramento, y en esta parte el cabildo intento una última y desesperada trampa. El acta decía: “[…] No reconocer otro soberano que el Señor Fernando VII y sus legítimos sucesores, según el orden establecido por […]

  • Gatos a la Guerra

    Como todos sabemos, la Primera Guerra Mundial fue muy dura, y causo mucho daño económico en los países. Las condiciones en el campo de batalla no siempre eran las mejores. Los refugios y los campos de concentración eran, generalmente, insalubres, y uno podía encontrarse con cualquier cosa. De esta manera uno podía pescarse cualquier enfermedad importante por la suciedad, y peor si en los refugios existían ratas. Es más, muchos de los soldados morían por enfermedades contraídas por la insalubridad de los refugios y los campos de concentración.

  • Tema de la Semana ( del 23 al 30 – 11 – 09)

    Quizás alguna vez abras oído hablar de los 300 espartanos que, liderados por el gran Leonidas se enfrentaron y contuvieron al numeroso ejército Persa del Rey Jerjes (Entre 250 y 300 mil soldados) en el año 480 a.C. Pero ¿En verdad fue tan así?

Saberhistoria También está en:

Historiador.Net
Historiador.net

Bitacoras.com
Bitacoras.com
laBlogoteca

RedArgentina

PaperBlog
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

BloosterBlog





To Fuse
Comparte tu enlace en To Fuse