Costumbres

Seguimos hoy con la ceremonia seguida al levantarse el rey francés. Nos habíamos quedado la última vez en la cuarta entrada, o entreé de la chambre. Seguimos desde dicho punto, es decir con la quinta entrada.

La admisión a la quinta entrada dependía hasta cierto punto de la buena voluntad del primer camarero y, naturalmente, del beneplácito del rey. Estaba formada por señores y damas de la nobleza que gozaban de tal favor del rey, a quienes el camarero les permitía la entrada; tenían así preferencia para acercarse al rey antes que los demás.

Había finalmente un sexto tipo de entrada que era la más solicitada de todas. No se entraba en esta por la puerta principal de la alcoba del rey, sino por una puerta trasera; esta entrada estaba reservada para los hijos del rey, incluso los ilegítimos, con su familia y yernos, así como al poderoso surintendant des bâtiments. Se preguntaran quizás ¿Y qué grandeza tiene entrar por la puerta trasera de un recito? Pues mucha, pertenecer a este grupo era considerado una enorme gracia, pues sus miembro tenían licencia para entrar en cualquier momento al gabinete real, siempre que el rey no celebrara consejo o hubiese comenzado un trabajo especial con sus ministros, y podían permanecer en la habitación hasta que el rey salía para ir a misa y aun cuando estaba enfermo.

Como se evidencia, todo estaba dispuesto con bastante exactitud. Los dos primeros grupos eran admitidos cuando e, rey todavía estaba en el lecho y llevaba una pequeña peluca (pues el rey nunca se presentaba en público sin peluca, ni si quiera estando en la cama). Cuando ya se había levantado y el gran chambelán con el primer camarero le habían vestido con la toga se llamaba al grupo siguiente, la première entrré. Cuando el rey se había calzado, llamaba a los officiers de la chambre y se abrían las puertas para la siguiente entreé. El rey tomaba su toga. El maître de la garderobe tiraba de la camisa de noche por la manga derecha, mientras que el primer sirviente de la garderobe, tiraba de la izquierda; el gran chambelán o uno de los hijos del rey presentes en ese momento traía la camisa de día. El primer camarero sostenía la manga derecha, el primer sirviente de la garderobe, la izquierda. Entonces el rey se ponía la camisa, se levantaba de su sillón y el maître de la garderobe lo ayudaba a atarse los zapatos, le sujetaba la espada al costado, le vestía la túnica, etc. Una vez vestido, el rey hacia una breve oración, mientras el primer limosnero pronunciaba un rezo en voz baja. Mientras tanto, toda la corte esperaba ya en la gran galería situada detrás del dormitorio del rey. Tal era el “lever” del rey en la época de Luis XIV.

Y aquí viene entonces la anécdota de los tiempos de María Antonieta. Pero primero vale hacer algunas aclaraciones. La primera, y casi obvia, la existencia análoga  de un “lever” de la reina igual o similar al del rey. La segunda, que esta tradición se mantuvo hasta el reinado de Luis XVI y María Antonieta. Pero para estos tiempos dicho acto se había naturalizado e institucionalizado de tal manera que las reglas se seguían de una manera absolutamente absurda.

En ese sentido la anécdota, o una posible suposición. Resulta ser que, en el caso del “lever” de la reina, la dama cortesana en servicio tenía el derecho de acercar la camisa a la reina, mientras esta se vestía. Las damas palaciegas le ponían la enagua y el vestido. Pero si, ocasionalmente; llegaba una princesa de la familia real, a ésta asistía el derecho de poner la camisa a la reina. Una vez, pues, que la reina totalmente era totalmente desvestida por sus damas, su camarera sostenía la camisa y apenas la había presentado a la dama cortesana cuando entraba en la habitación la duquesa de Orleans. La dama cortesana debía entonces devolver la camisa a la camarera y esta entregársela a la duquesa. Justo en este momento se hace presente en la habitación la condesa de Provence, de mayor rango, por lo que otra vez la camisa debe volver a la camarera, y solo de esta la recibirá la condesa, para poder entregársela por fin a la reina, que durante todo aquel trajín había tenido que esperar pacientemente desnuda, viendo como las damas se pasaban la camisa.

Fuente: Norbert Elías: “La Sociedad Cortesana”

Como ya es de público conocimiento, en las últimas semanas, y también durante las que siguen, me encuentro rindiendo exámenes en la Facultad. Es por ese motivo que me he alejado un poco de la redacción de nuevas entradas. Sin embargo, gracias al estudio me he encontrado con una historia muy interesante que creo merece un lugarcito en esta bitácora.

Pues, verán. La cosa es así. Entre los textos que tengo que leer para rendir mis exámenes se encuentra uno escrito por el, entre otras cosas, sociólogo Norbert Elías. Se trata de algunos pasajes del libro “La Sociedad Cortesana” (libro altamente recomendable si me preguntan), en los cuales me he encontrado con una interesante descripción de una de una de las ceremonias más llamativas de la corte francesa durante los tiempos del gran “Rey Sol” (mencionado aquí hace algunos días). Se trata del “Lever” (levantarse) del Rey. ¿De qué se trata y en qué consistía este ritual? Pues eso es lo que tratare de desenmarañar en esta entrada.

Como supongo todos, o casi todos, deben de saber, la sociedad cortesana estaba formada por un complejo entramado de personajes, cada cual con su prestigio y escalón social. Todos se encontraban inmersos, a su vez, en una especie de “lucha” intensa por mantener su posición o, de ser posible, mejorarla. En ese sentido, a Luis XIV se le ocurrieron un amplio número de ceremonias que permitían a los individuos de la corte mostrar su estatus, e incluso tal vez mejorarlo. Una de estas ceremonias era la ya menciona: El Lever.

Habitualmente a las 8 de la mañana y, en todo caso, a la hora que él habitualmente había determinado, el rey era despertado por el primer ayuda de cámara que dormía a los pies de la cama real. En ese momento se abren las puertas de la recamara a los pajes. Uno de ellos, entre tanto, ha avisado ya al gran Chambelán (algo así como el gran mayordomo) y al primer camarero; otro a la cocina real para el desayuno; un tercero hace guardia en la puerta y solo permite el paso a los señores que ostentan tal privilegio, los cuales no son muchos.

Dicho privilegio era adquirido al alcanzar un escalafón muy preciso. Existían así seis grupos distintos de hombres a quienes concedían tal honor. Cada uno de ellos tenía una entrada precisa, y un momento adecuado para ingresar: Los momentos conocidos como Entrée.

En primer lugar se hallaba la entrée familière. Durante esta ingresaban al recinto del rey hijos y nietos legítimos del monarca, junto a príncipes y princesas de linaje, el primer médico, el primer cirujano, el primer camarero y los pajes de cámara.

Seguí luego la grande entrée, formada por los grands officiers de la chambre et de la garde-robe (algo así como los grandes o altos oficiales o funcionarios de cámara) y los señores de la nobleza a los que el rey había concedido tal honor. Luego la seguí la première entrée, compuesta por los lectores del rey, los intendentes de diversiones y las solemnidades y otros. La cuarte correspondía a la entrée de la chambre, e incluía al resto de los officiers de la chambre, además del grand-aumônier (primer limosnero), los ministros y secretarios de Estado, los conseilleirs d’Etat, los oficiales de guardia personal, los mariscales de Francia, etc.

Hasta aquí por ahora… pronto la segunda parte, con las otras dos entrée  y una curiosa anécdota sobre una de estas ceremonias en los tiempos de Luis XVI y María Antonieta.

Pd) Vale aclarar que, la segunda parte, ya se encuentra terminada y autoprogramada, por lo cual no deberán esperar demasiado. Solo las corte por la extensión. Un saludo.

Hace más o menos una semana, yo escribía en este blog una entrada muy curiosa acerca de la muerte de dos presidentes y padres de la Independencia Estadounidense. Hoy volveré a hablar de ellos pero por se parado. La primera de ellas es sobre Adams. Y trata de una especie de “advertencia” o “visión” de dicho personaje sobre el futuro de EE.UU. La segunda es sobre Jefferson y la introducción de la Papas Fritas en los EE.UU. Leer el resto de esta entrada »

En la entrada pasada comentábamos como, al llegar al gobierno de Egipto, el emir Khair Bey, intentaba, con poco éxito, prohibir el café en dicho Estado. Hoy volvemos con otras prohibiciones, en este caso, todas Europeas.

El Café, Una Amenaza para la Sociedad. Frutos del cafeto (Coffea arabica) madurando.

Frutos del cafeto (Coffea arabica) madurando.

El café llegó a Europa alrededor del año 1600, gracias a los mercaderes venecianos. Las primeras controversias que levanto el café en el conocido como “El Viejo Continente” se dieron en los ámbitos religiosos.

En primer lugar, poco luego de su llegada tuvo problemas con la iglesia católica. A finales del siglo XVII, algunos sacerdotes católicos trataron de convencer al Papa Clemente VIII de que prohibiera el café, ya que lo consideraban el “Brebaje de Satanás”; todos, o muchos de ellos, lo veían con un posible sustituto del vino, el cual, en su opinión, había sido santificado por el mismísimo Cristo.

El tema era complicado, puesto que, por aquel entonces, el café se había vuelto muy común entre los italianos, por lo que el Papa no quiso tomar una medida a la ligera. Es por esto que decidió primero probar la bebida que causaba tanta jaleo entre el clero. Así lo hizo y lo que sucedería puede decirse que fue un tanto inesperado, al menos para los clérigos. Al terminar su taza, y antes de pronunciarse, suspiro y dijo:

“Considero que es pecado que los descreídos no disfruten de una bebida tan deliciosa; ¡Venzamos a Satanás impartiéndole la bendición, y convirtamos a esta bebida en algo verdaderamente cristiano!. Así fue que, para resolver el dilema religioso, bautizó simbólicamente el brebaje, haciéndolo así aceptable para los católicos, y zanjando la cuestión de su perversidad diabólica.”

El Café, ¿Amenaza para el orden público? (II). Café en Palestina hacia 1900. Tarjeta estereoscópica de Keystone View Company.

Café en Palestina hacia 1900. Tarjeta estereoscópica de Keystone View Company.

Por otro lado, el café resulto especialmente reprobado también por los sectores protestantes, aunque no produciría reacciones tan ásperas como el tabaco (pero ese es otro tema). Ya en 1611 algunos terratenientes alemanes pusieron en marcha el sistema de prohibir su difusión. El sistema tuvo éxito, y las medidas se mantuvieron durante al menos un siglo en el norte y este de Alemania. Más tarde, Federico II de Prusia despenalizaría su uso, pero no sin someterlo al pago de un fuerte impuesto.

Así, el malestar frente al café prosiguió en el norte de Europa hasta bien entrado el siglo XIX.

Pero si un caso debe de ser llamada a la atención es el de Rusia, donde el café estuvo prohibido incluso con penas de tortura y mutilación. Ni mencionas que cuando la policía zarista encontraba a alguna persona presa de una crisis nerviosa, se lo atribuía al café.

Fuentes: Wikipedia: Articulo del Café.

Archivo Personal.

Asumo, y estoy seguro de que todos conocen la bebida conocida como café. Muchos son los que la toman en diferentes horas del día y en distintas combinaciones para mantenerse despiertos. Y otro lo hacen solo por disfrute. Sin embargo, esta bebida no siempre fue bien vista a lo largo de la historia. Leer el resto de esta entrada »
Como todos sabemos, “No Hay Tu Tía” es una expresión muy común que solemos utilizar cuando nos rendimos en situaciones que no se pueden evitar o que no tienen solución. Al oírla, una persona comprende que no hay esperanza de cambio. Así, cuando no se puede salir de un asunto, decimos “No Hay Tu Tía”, que equivaldría a no hay nada que hacer. Pero… ¿Qué tiene que ver nuestra tía en todo esto?. Pues, a menos que sea parte del problema por alguna casualidad, nuestra tía no tiene que ver nada con que nuestro problema no tenga solución. Leer el resto de esta entrada »
Hoy en día, el matrimonio ya no es tenido en cuenta como lo era hace en épocas pasadas. Poca gente se casa, y la mayoría de ellos se divorcia al poco tiempo. Tratando de luchar contra esto les traigo una bella anécdota que quizás nos ayude a valorizarlo un poco más. Leer el resto de esta entrada »

Seguramente, al leer el conjunto de letras que encabeza la entrada se preguntaran si tiene algún sentido lo que escribí, o, más probablemente, si me he vuelto loco. Sin embargo, seguramente a muchos les sorprenderá saber que lo que escribí si tiene sentido, y (aunque aun dudo un poco de ellos) yo no estoy del todo loco.

Sin embargo, aunque lo crean imposible, lo que escribi no es la palabra completa, pues era muy larga, la correcta es esta:

lopadotemakhoselakhogaleokranioleipsanodrimypotrimmatosilphiokara

bomelitokatakekhymenokikhlepikossyphophattoperisteralektryonoptekeph

alliokinklopeleiolagōiosiraiobaphētraganopterygon,

también llamado lopadono para abreviar, y es el nombre de un plato culinario ficticio mencionado en la comedia Las asambleístas de Aristófanes, y es, obviamente, la palabra más largo del idioma griego (aunque sospecho que también es la más larga que existe sin importar el idioma).

El término original griego consta de 171 caracteres, que no corresponde forzosamente con la transliteración latina, y que sigue la norma de transliteración que se adopta aquí de 182 letras. Es conocida desde hace siglos como la palabra más larga y el diccionario Liddell & Scott la traduce como: «nombre de un plato compuesto de toda clase de delicatessen, pescado, carne, aves de corral y salsas».

Pero, ¿De que se trataba este plato cuyo nombre es la palabra más larga? Pues el plato era un fricasé, compuesto de 17 ingredientes amargos y dulces, tales como los sesos, la miel, el vinagre, el pescado y los pepinos. El caso es que durante el trascurso de la obra, la creación de dicho plato intenta instaurar la paridad.: Las mujeres crean este plato con el fin de que pueda satisfacer los gustos de todos.

Por cierto, si quieren preparar este plato ustedes mismos, para alguna cena o algo así, aquí les dejo la lista completa de ingredientes:

  1. rodajas de pescado
  2. pescado de la subclase de los elasmobranquios (tiburón o raya)
  3. hemiscylliidae podrido o cabeza de pequeño tiburón
  4. silfio, aparentemente un tipo de ferula
  5. una clase de braquiuro, escaroboideo, o crustáceo
  6. águila
  7. queso
  8. miel fluida
  9. zorzal

10.  pescado de mar o mirlo

11.  paloma torcaz

12.  paloma bravía

13.  gallo rojo

14.  cabeza asada de zampullín común

15.  liebre, que podría tratarse tanto de un género de ave como de una liebre de mar

16.  vino nuevo hervido

17.  frutas o alimentos crudos

18.  alas, aletas de pez

No creo que sea muy rico, pero suerte con ello!

Fuente: Wikipedía: Artículo de Lopadono


Los desultores eran ciertos individuos con habilidades perecidas a los actuales acróbatas circenses. Sus cualidades se basaban en la especialización de estos en montar varios caballos a la vez, y su principal habilidad era que eran capaces de saltar de lomos de uno a los del otro con la mayor facilidad.

Esta atracción era muy popular en los juegos del Circo, normalmente los desultores montaba 2 caballos de forma simultánea, sin silla. Con el tiempo, estos ejercicios llegaron a ser tan populares que incluso los jóvenes de las mejores familias se ejercitaban en este tipo de artes acrobáticas, incluso aparte de conducir bigas y cuadrigas.

Sin embargo, además la atracción y asombro que estas habilidades provocaban, era utilizadas para otras cosa, por ejemplo, existieron varios pueblos en que este tipo de destreza se aplicaba sobretodo en tiempos de guerra: Entre los númidas, cuya caballería era mundialmente temida, era usual llevar 2 caballos al campo de batalla, y saltar de uno a otro cuando el primero se cansaba o era herido.

Espero que les haya gustado la historia. Pensar que quizás fueron los inicios de ciertos actos de acrobacia utilizadas actualmente. Sin embargo, sin importar si fue así o no, podemos decir que seguramente fueron muy habilidosos esos desultores ¿No creen?.

Fuente: Blog Historia Clásica

Desultores

Hoy voy a contarles las diferentes bebidas que se acostumbraban servir en las mesas durante la Edad Media. Quizás no todos lo sepan, pero durante esta época la contaminación del agua era un problema, motivo por el cual solían servirse bebidas alcohólicas para acompañar las comidas.

Existían varios tipos de gustos y poderes adquisitivos; así, las clases altas, particularmente en Inglaterra, preferían el vino importado de regiones con gran tradición vitivinícola. En cambio, en las clases bajas, la bebida elegida era la cerveza. Esta era consumida antes de que llegara a fermentar, ya que era difícil y, sobretodo, costoso conservarla hasta dicho punto, motivo por el cual es probable que tuviera menor contenido alcohólico que la moderna.

Los niños, como es lógico, no consumían bebidas alcohólicas, sino que bebían leche. Está era reservada casi exclusivamente para los pobres, enfermos (como suero) y niños. La leche fresca era muy poco común, ya que, como es de suponer, en esa época no existían métodos de conserva para los productos lácteos, motivo por el cual estos se deterioraban fácilmente.

Triste historia la de hoy, cerveza sin fermentar para la clase baja, leche sin conservar para los pobres enfermos y niños; y mientras tanto, la clase alta regodeándose con su vino perfecto. Una clara representación de las diferencias que hay, hubo y siempre habrá entre las clases de la sociedad.

De todas formas, el punto de esta historia es que, fuese lo que fuese lo que se eligiese para tomar a la hora de comer, seguro que agua no era.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bienvenidos a la historia

Hola, yo soy Uriel, el encargado de este blog, que busca expresar la historia de otro modo. Espero que encuentren lo que buscan y disfuten de la informacion que les puedo brindar. Muchas gracias por haber entrado y mucha suerte.

Traductor

    Translate to:

Busca Aquí

Entrada a Pedido [Mayo]

Calendario

abril 2014
D L M X J V S
« oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

La Frase de Hoy

Siguenos en Twitter:

Siguenos en Facebook

Etiquetas

Historias Antiguas

  • Dúo de Ladrones

    Tweet Ya les contaba las semanas pasada que SaberHistoria había inaugurado una nueva categoría: “Fotos con Historia”. La primera vez, la foto era de un inglés al que Hitler no le dejó disfrutar del todo sus vacaciones; después hablamos de un suceso horrendo para mi país: La Dictadura Militar Argentina. Hoy les traje una foto […]

  • De cómo Napoleón jamás existió (I)

    Seguramente luego de leer el título de esta entrada muchos de ustedes quedaran sorprendido como yo quede de sorprendido al enterarme de este hecho. Parece una broma, peron no lo es Es más, existió un libro, y muy serio por cierto, que se titulaba “De cómo Napoleón jamás existió” o “Grand Erratum”, y que afirmaba justamente la inexistencia de este gran y tan influyente personaje. Y en las próximas entrads les contare la historia.

  • Aviso: Receso Hasta Julio

    Como se habrán dado cuenta los lectores más asiduos y avispados del blog hace ya casi 20 días que no escribo entradas nuevas. Lo cierto es que este año he comenzado con la facultad y mis tiempos se han reducido bastante por lo que, por el momento no puedo dedicarle mucho tiempo al blog.

Saberhistoria También está en:

Historiador.Net
Historiador.net

Bitacoras.com
Bitacoras.com
laBlogoteca

RedArgentina

PaperBlog
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

BloosterBlog





To Fuse
Comparte tu enlace en To Fuse