Sugerencias

Archivo de Marzo 2, 2010

Hoy les traigo una historia con moraleja. Como ustedes saben no todo en la vida es negocio, y no todo en la vida es placer; aunque parezca difícil uno siempre debe de intentar mantener las raciones justas de cada uno de ellos, sin olvidarse de la otra parte, y sabiendo en que momento uno tiene que poner por encima el deber y en cual el placer. La historia de hoy trata sobre este tema y lo representa en una anécdota de un general de mi país, sobre el padre de mi patria, sí, hablo del General Don José de San Martín.

San Martín Anunciando la Independencia Peruana

San Martín Anunciando la Independencia Peruana

Ustedes saben muy bien que así como existen hombres que son las peores lacras de la sociedad también existen otros que son todo lo contrario. Estos son capaces de dar todo por su país o por sus iguales, incluso su vida. Aunque a los españoles quizás no les caiga del todo bien, el general Don José de San Martín era uno de esos tipos, y si no me creen lean la siguiente historia y sabrán de que les hablo (aunque esta no expresa del todo hasta donde era capaz de dar el general).

San Martín tenía fama de ser tan estricto como comprensivo con sus filas. Se cuenta que una vez un soldado le espectó: “Mi general, necesito hablar con Don José de San Martín”. “Aquí me tienes” le contesto él. Pero el subordinado agregó: “No con el general, sino con el señor” “¿En que puedo ayudarte?” preguntó el señor San Martín. “Anoche -comenzó a explicar el joven- perdí en el juego dos mil reales que eran propiedad del batallón. Le ruego que tenga compasión de mí”. Al escuchar esto, Don José se dirigió al cajón de su mesa, sacó el dinero mencionado y se lo entrego al soldado diciéndole: “Pague lo que debe usted a la caja del batallón y guarde en secreto lo que José de San Martín acaba de hacer. Tenga por cierto que si el general San Martín se entera, le manda a fusilar”

Una historia corta, pero que me pareció, valía la pena publicar. Y recuerden que no se deben mezclar el deber con el placer y la amistad

Fuente: Revista Historia Y Vida
san martin

Popularity: 31% [?]

Todos conocemos el gran artista que era Dalí, al igual que conocemos las distintas historias que se cuentan de él y de lo supuestamente “loco” y extravagante que era. Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística. Leer el resto de esta entrada »

La anécdota de hoy también salió del libro de historiador Carlos Fisas Historias de la Historia; y es muy divertida, aunque vuelvo aclarar (tal como lo hace el autor en su libro) que no se que tan cierta será.

Francisco Pi y Margall

El protagonista de la historia de hoy, es seguramente muy conocido por nuestros amigos españoles, y su nombre es Francisco Pi y Margall (Francesc Pi i Margall en catalán). Para aquellos que no lo conocen les diré que Francisco fue un político, filósofo, jurista y escritor español, que asumió la presidencia del Poder Ejecutivo de la Primera República Española entre el 11 de junio y el 18 de julio de 1873. Era partidario de un modelo federalista para la Primera República y supo conjugar las influencias de Proudhon para llevar a cabo la política del Estado. Se le considera, además, como uno de los intelectuales representativos del pensamiento más avanzado de la segunda mitad del siglo XIX.

A los 40 años tuvo que exiliarse de España por conspirar contra la monarquía, al regresar se convirtió, primero en Diputado y luego en ministro de la Primera República Española; para más adelante convertirse en presidente. Sin embargo, la anécdota de hoy tiene que ver con el periodo en el que el fue ministro de Gobernación.

Resulta que durante aquel periodo, Francisco recibió una comunicación del gobernador de una provincia en la que se decía:

“Tengo el honor de poner en conocimiento de Vuecencia, que hayer hubo un motín contra el recaudador de contribuciones, pero oy ya están calmados los ánimos”

La contestación de Francisco al emisor de esta carta con tan grandes horrores de ortografía no tiene desperdicio:

“Me permito advertir a Vuecencia que está ignorante en cuanto a la antigüedad de la hache. La h no es de ayer, es de hoy”.

Todo un dado para contestar correctamente ¿No?

Fuentes: Libro “Historias de la Historia” de Carlos Fisas
Wikipedia: Artículo de Francisco Pi y Margall

Popularity: 12% [?]

Estaba hoy por la mañana leyendo un libro del historiador barcelonés Carlos Fisas, Historias de la Historia, un libro muy bonito que encontré por casualidad en la biblioteca de mi casa, y allí me encontré con una estupenda historia que creí merecedora de una entrada y aquí se las dejo (por cierto, como bien aclara Fisas, hay que ir con cierto cuidado y no fiarse completamente de la veracidad de la anécdota).

Don Santiago en su laboratorio.

Don Santiago en su laboratorio.

Hablaremos en la anécdota de hoy del gran histólogo don Santiago Ramón y Cajal (1852 – 1934). Como muchos saben, don Santiago fue un médico español, especializado en histología y anátomo-patología microscópica. Obtuvo el premio Nobel de Medicina en 1906 por descubrir los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas, una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales. Se trata además de la cabeza de la llamada “Generación del 80″ o “Generación de Sabios”.

Pero lo que contaremos hoy tiene que ver con su época de maestro. No sé si todos lo sabrán pero don Santiago no se distinguía por precisamente por una oratoria fácil, le contaba expresarse, y sus lecciones eran algo aburridas y pesadas, por lo que la mayoría procuraba (o al menos intentaba) eludirlas.

Vista lateral del Busto de Ramón y Cajal en el hospital  madrileño  homónimo (E. Carretero, 1977)

Vista lateral del Busto de Ramón y Cajal en el hospital madrileño homónimo (E. Carretero, 1977)

Un día, sin embargo, don Santiago vio que su clase estaba repleta de estudiantes. Faltaba mucho para los exámenes y, por más que lo intentaba, podía atribuir esa inesperada aglomeración de estudiantes a ninguna causa visible. La situación se repitió día tras día, y finalmente don Santiago desistió ante su curiosidad y le pregunto a su sobrino (quien también asistía a las clases) si podía explicarle la causa del misterio.

Este le contesto que don Santiago tenía la costumbre de repetir la muletilla <<completamente>> sin venir a ton ni son (o en otras palabras, que usaba la palabrilla sin que viniera al caso o tuviera que algo que ver con lo comentado ver) y que los amigos jugaban a pares o impares, es decir que si durante su clase repetía la muletilla un número impar o par de veces.

Con el misterio aclarado, don Santiago se presentó al día siguiente, como hacia todos los días, ante la clase, que nuevamente estaba repleta, y dio la lección muy lentamente procurando que no se le escapara la muletilla en ningún momento.

Al dar la hora entró el bedel con la consabida frase:

-Es la hora, señor catedrático

Y entonces Ramón y Cajal terminó diciendo:

-Completamente, completamente, completamente; hoy ganan impares

Fuente: Libro “Historias de la Historia” de Carlos Fisas

Wikipedia: Artículo de Santiago Ramón y Cajal

Popularity: 12% [?]

Hoy les traigo una historia con moraleja. Como ustedes saben no todo en la vida es negocio, y no todo en la vida es placer; aunque parezca difícil uno siempre debe de intentar mantener las raciones justas de cada uno de ellos, sin olvidarse de la otra parte, y sabiendo en que momento uno tiene que poner por encima el deber y en cual el placer. La historia de hoy trata sobre este tema y lo representa en una anécdota de un general de mi país, sobre el padre de mi patria, sí, hablo del General Don José de San Martín.

San Martín Anunciando la Independencia Peruana

San Martín Anunciando la Independencia Peruana

Ustedes saben muy bien que así como existen hombres que son las peores lacras de la sociedad también existen otros que son todo lo contrario. Estos son capaces de dar todo por su país o por sus iguales, incluso su vida. Aunque a los españoles quizás no les caiga del todo bien, el general Don José de San Martín era uno de esos tipos, y si no me creen lean la siguiente historia y sabrán de que les hablo (aunque esta no expresa del todo hasta donde era capaz de dar el general).

San Martín tenía fama de ser tan estricto como comprensivo con sus filas. Se cuenta que una vez un soldado le espectó: “Mi general, necesito hablar con Don José de San Martín”. “Aquí me tienes” le contesto él. Pero el subordinado agregó: “No con el general, sino con el señor” “¿En que puedo ayudarte?” preguntó el señor San Martín. “Anoche -comenzó a explicar el joven- perdí en el juego dos mil reales que eran propiedad del batallón. Le ruego que tenga compasión de mí”. Al escuchar esto, Don José se dirigió al cajón de su mesa, sacó el dinero mencionado y se lo entrego al soldado diciéndole: “Pague lo que debe usted a la caja del batallón y guarde en secreto lo que José de San Martín acaba de hacer. Tenga por cierto que si el general San Martín se entera, le manda a fusilar”

Una historia corta, pero que me pareció, valía la pena publicar. Y recuerden que no se deben mezclar el deber con el placer y la amistad

Fuente: Revista Historia Y Vida
san martin

Popularity: 39% [?]

silla electrica

La historia de hoy es verdaderamente curiosa y habla sobre otro de los objetos utilizados para la pena de muerte. Sin embargo a pesar del titulo no trata de la condena de ningún monarca a muerte ni nada parecido. Ya hemos hablado en este blog de la guillotina y su historia, hoy nos toca la silla eléctrica. Para los que no lo sepan fue inventada por Harold P. Brown, un empleado de Thomas Edison, contratado para investigar el tema de la electrocución para el desarrollo de la silla eléctrica. Ya que Brown trabajó para Edison, y Edison promovió el trabajo de Brown, el invento de la silla eléctrica a menudo se adjudica, erróneamente, al propio Edison.

Menelik II

Menelik II

Pero la historia de hoy no habla específicamente de la historia de la silla eléctrica, sino de un hecho curioso que tiene que ver con ella. El caso es que cuando Menelik II, Emperador de Abisinia (hoy Etiopía) se enteró de este adelanto, encargó a los Estados Unidos tres de estas sillas eléctricas. Todo parecía en orden, pero hubo único problema,  al llegar el envío, el emperador descubrió que le faltaba una pequeña cosa para que las sillas funcionaran y que el no poseía: como hoy todos sabemos las sillas eléctricas necesitaban de electricidad para funcionar (Abisinia todavía no contaba con este adelanto).

Sin embargo, como el emperador era muy inspirado, una vez superado el enfado con sus asesores, pronto le encontró la solución al problema, al menos en uno de los tres casos: Uso una de las sillas como su propio trono imperial.

Todo un encendido el emperador ¿No lo creen?

Si quieren saber un poco más sobre el emperador Mekele II aquí tienen el linck de la Wikipedia. Y también el de la silla electrica, por si lo prefieren.

muneco silla electrica

Popularity: 25% [?]

El Peor Militar de la Historia

Imagen de Ambrose E. Burnside

Imagen de Ambrose E. Burnside

Quizás ustedes se pregunten quien es este señor Burnside, pues si ustedes hubieran leído algo sobre le Guerra de Secesión estadounidense seguramente sabrían que Ambrose E. Burnside fue un general nordista en dicha guerra, o mejor dicho el peor general de esa guerra. Si no me creen se asombran al conocer los detalles de su historia.

Este general era tan malo que en una ocasión durante la Guerra de Secesión, su incompetencia lo llevó a sufrir una inútil carnicería en la Batalla  de Antietam. Allí se empeñó en tomar un puente para luego descubrir que el río solo tenía unos centímetros de profundidad. En la Batalla de Fredericksburg (1962) el general Burnside lanzó sus tropas a un avance suicida al descubierto, y, obviamente, fueron aniquiladas. Pero su mayor derrota llegaría en la larga Batalla de Peterburg (1964). Allí hizo cavar un

Burnside en la Batalla de Fredericksburg

Burnside en la Batalla de Fredericksburg

foso para colocar una carga explosiva junto a las trincheras confederadas. Cuando la bomba estalló, sus hombres se arrojaron por la rampa que conducía al enorme cráter resultante, pero la falta de previsión hizo que todos ellos quedasen allí atrapados y fueran tiroteados a placer desde lo alto por los sudistas.

Este último y definitivo fracaso hizo que Lincon afirmase: “Solo Burnside es capaz de transformar una victoria cierta en una derrota espectacular”. Triste palabras para recordar a un hombre.

Fuente: Revista Muy Historia N° 16: Curiosidades de la Historia

Por si les interesa saber aca tambien les dejo el lick de la Historia de Burnside en la Wikipedia (en ingles)

Popularity: 13% [?]

Bienvenidos a la historia

Hola, yo soy Uriel, el encargado de este blog, que busca expresar la historia de otro modo. Espero que encuentren lo que buscan y disfuten de la informacion que les puedo brindar. Muchas gracias por haber entrado y mucha suerte.

Traductor

    Translate to:

Busca Aquí

Tu Opinion Importa

Calendario

abril 2012
D L M X J V S
« mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

La Frase de Hoy

Siguenos en Twitter:

Siguenos en Facebook

Etiquetas

Historias Antiguas

  • Fotos Con Historia: Louis Agassiz de Cabeza

    Hoy volvemos con otra foto con historia. En esta ocasión la foto es un tanto (por no decir mucho) curiosa. Sinceramente es una de las fotos que más me ha gustado de las que llevo publicadas. Fue tomada en el año 1906 en la entrada del edificio de zoología de la Universidad de Stanford:

  • De cómo Napoleón jamás existió (II)

    En la entrada pasada contábamos un poco sobre la escuela “mítica” de “historiadores”. En ella mencionamos la sátira publicada Jean-Baptiste Pérès y titulada “De cómo Napoleón nunca existió”. Para hoy les prometí contarles un poco de que trataba el librito.

  • Ejércitos de un Solo Hombre

    Seguiremos hoy con el ámbito militar, hablábamos la entrada pasada del General George Patton y de su bravura. Tal era esta que seguramente, Patton, podría haber luchado él solo contra todo un ejército. Este pensamiento me incentivo a buscar información sobre ejércitos de un solo hombre. Y, aunque no encontré mucha información, aquí les traigo lo que encontré.

Saberhistoria También está en:

Historiador.Net
Historiador.net

Wikio:Top de Blog
Wikio – Top Blogs

Bitacoras.com
Bitacoras.com
laBlogoteca

RedArgentina

PaperBlog
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

BloosterBlog





To Fuse
Comparte tu enlace en To Fuse